viernes, 22 de marzo de 2013

viernes, 15 de marzo de 2013

Postigo de una aferrada soledad

Y de repente emerge de mis entrañas...

que no esta permitido burlarse de uno cuando los sentimientos son reales. Ni mi supuesto "amigo" que llegó a tirar sarcasmo aquí dentro. Yo nunca he conocido nada de nada de aquel, el sentido  más grato que uno pueda sentir. Me tientas, y yo sigo observándote. No salgo a flote, por que ignoro como se debe jugar. Es  extraño el juego. Tú me tiras de repente miradas que no se qué signifiquen. Será mejor retroceder por si la casualidad llega sin avisar. Eso es lo que con ahínco espero.
    Mi declaración fué un alago. El alago de un raro joven que no tolera la estupidez del mundo -en su mayor parte- macuarro de los demás. Es por eso el encierro en mi cielo. Es por eso que guardo, es por eso que estoy briago, lleno de eso. Eres loca, prefieres la libertad. Yo no quiero otra cosa mas que tenerte por tan solo un minuto besándome, aún si no  fuera así. Me haces bien, no eres la gran cosa para otros. Para mí, eres inédita. Justo lo que necesito, un polo opuesto. Esteré equivocado, no lo estaré; no importa. Ando atolondrado, ando distraído -siempre ando así-, descuido mi trabajo.
   Desde hace pocos días para acá que descubrí tu intención, mi intuición sabe de tu atención. No quiero seguir escribiendo esto. Espero el cambio del tiempo.

Conoces mi entrada, pero creo que juzgas aún sin ver lo de adentro. 

jueves, 7 de marzo de 2013

Congénito

Quiero ir a la feria de mi pueblo. Voy esta semana que viene. Ando en chinga con el proyecto de investigación, ando frustrado, no es lo que quiero; sin embargo, recibiré mucha atención. Hay dos enlaces que sobre salen de aquí: es tema nuevo y hay una  posible pinta que se me quede. Dos cuestiones: me dará el tiempo necesario como para terminar la parte pre analítica en tres meses? Será que me guste y me quede allí en servicio?. Ojalá. 
  Hoy saqué las copias del libro, mañana lo entrego. Se me quedó el sentimiento de nobleza al ver un video solidario. Diluyo el café con agua. El poco refresco que me trago también. Ando buscando el modo (siempre) de sobrevivir. En la manera  de que tenga por ratos largos el sabor que te deja el sentirte bien contigo mismo, un bienestar. Como cuando te quedas absorto viendo relatos de radio novelas, videos rockeros o películas en la tele, estando en tu casa. Estando en el lugar donde te dieron origen. Ese tipo de bienestar.

Hoy aclaré dos cosas: no es lo mismo "congénito" que "hereditario". Congénito es la forma en que estas "cuando naces"; en que si una infección te da, tú la adquieres en ese preciso momento. "Hereditario" viene de tus genes. Pensé que era lo mismo.
  Congénito es cuando te quedas, ya te dejan sin ganas de hacer nada en esta rueda,  pues  el impacto fue duro, se quiere quedar, hace lo que sea por angustiarte. Es un parásito. Y lo único que piensas en ese momento es tener todo el poder. Hereditario es que sabes que serás feliz por que  el poder del pensamiento que influye en tu cuerpo, el aura que te rodea, es de sangre.

Si no es así, puedo decir que algo pasa en la forma de pensar de los demás.

sábado, 2 de marzo de 2013

Luz, "aura" y vida... una canción sublime en estos tiempos.

Hoy sábado, todo normal. Lo que queda de la tarde es ocio en mi guarida. Estoy dibujando, escribiendo, siendo espectador de una película. Ya limpié, ya levanté el cuarto. Ahorro para la pintura de la fachada próxima a poner. Ahorro para mis cuerdas de guitarra, me sobran ganas de querer mejorar mi técnica aún más (si es que la tengo). Ahorro para mi perfume de 100 pesos, en un momento más lavaré mi ropa. No está la compañía en su cuarto, está otra aún desconocida para mí. Ayer vino Rosendo a agandallarme la poca tortilla, los huevos, la carne a medio morir. 
Le conté algo grotesco de mí. -Sea aberración o no, no debiste hacerlo- dice mi cerebro-. Él quería saber por que temo tanto de hablarle a una mujer gustosa. Pero son cosas que llegan a pasar quieran o no. Para que pedir perdón cuando sabes que se te perdona?. Siempre y cuando lo hagas hasta morir. 
  Mi hermano quien sabe si venga mañana. Nunca le diré la verdad de lo que pienso acerca de su decisión de ser Cura. Quizás se arrepienta, quizás lo envenene con mi aliento frío. No quiero hacer eso. Quiero que haga lo que le agrada. Quiero que sea feliz como és. Soy todo lo contrario a él y viceversa. Cuando han visto a hermanos pensar de la misma forma?. 
    Hace mucho tiempo que a él le gustan las pipas y a mí los volteos. Hace tiempo que a él le gusta saludar a media colonia y yo no los volteo a ver por que pienso que son estúpidos, mediocres (en verdad, así es casi toda la colonia). Él se hizo amigo del tal Roberto ese, el hijo del hombre inútil. Al que tengo fielmente en la percepción de que sólo roba cosas materiales, además de oxígeno. Se creen muy vergas con su música pendeja esa. Ellos se creen por que insultan, beben y fuman marihuana. Pero se mean los calzones al empuñar una navaja, los he visto. Pues sí; el que me vé con mirada intimidante, mientras que yo ni lo volteó a ver. 
-Namas quiero que me digas algo, y juro que caerás más rápido tu que yo-. Eso lo puedo asegurar. Tal vez me crea débil o puede ser que me de unos cuantos golpes. Pero juro que ahora sé como romperle el brazo, cómo proyectarlo con una caída rompe clavículas. No me dicen nada por que nadamás no se les antoja. O quizás me vean como un debilucho. Ya no lo soy tanto. Eso decidí disminuirlo hace año y medio.

Será bueno eso de sólo hablarle -quedar bien, y no más- a gente con mentalidad inferior, mediocre, estúpida? -Por supuesto que se comprende el como son, (no me creo nada ni soy nadie; lo digo sin tono altanero) así es  la mayor parte de esta sociedad-. Será que ya te crean así como uno de los del barrio, colonia - o lo que sea-. Y por ello no te hagan nada? Si es bueno y si es así como me lo imagino. Sabré ciertamente que por al menos no pasará nada allá. Yo - un debilucho, un hazme reír- Dejaré de preocuparme tanto de cómo estarán mis papas, su seguridad -en tiempos de cólera-, de mi ausencia, de la casa casi solitaria allá. 
 Espero que todo siga marchando bien como lo es hasta ahora, desde hace 17 años para acá. 

Confío en ti, Dios sin religión.